Nómadas digitales (III): una 'webnografía' en #Nomadlist

Cómo la puesta en marcha de un conjunto de servicios para la comunidad en la que acababa de integrarse le ayudó a reconciliarse consigo mismo

Nómadas digitales (III): una 'webnografía' en #Nomadlist
Foto de Dave Weatherall en Unsplash
Nómadas digitales (II): investigación en la red
Un repaso a las visiones ‘emic’ del nómada en medios electrónicos globales, y en la publicidad de las plataformas ‘freelance’ que facilitan su trabajo a distancia

Freelance conectados

En abril de 2013, el informático holandés Pieter Levels (@levelsio) vendió todas sus pertenencias en Amsterdam y compró un billete de avión a Bangkok.

Unos meses antes había sufrido un ataque de pánico. A sus 26 años, trabajaba como programador en varios proyectos, incluido su propio negocio online relacionado con la música, su pasión.

Tenía buenos amigos, pero algo le hacía infeliz. "Nada iba a cambiar más. Todo había llegado a ser una gran rutina. Levantarse, comer, las noches de trabajo, los fines de semana de abuso de alcohol bajo la pretensión de estar de fiesta. Literalmente, me ahogaba" (Reset your life). 

El programador Pieter Levels, en uno de sus viajes

Año y medio después, su vida había cambiado radicalmente. En diciembre de 2014, @levelsio tecleaba desde Hubud, un espacio de coworking en la isla de Bali (Indonesia). Había creado el sitio web Nomadlist, el chat #nomads, el foro Nomadforum y planeaba completar su reto de construir 12 startups en 12 meses.

Confiesa que la idea de aglutinar estos servicios para gente con un estilo de vida nómada como él, le surgió como una respuesta "cuando me vi solo" trabajando con su ordenador desde el Sudeste asiático. Allí halló a otras personas en una situación similar.

La puesta en marcha de un conjunto de servicios para la comunidad en la que se acababa de integrar le ayudó a reconciliarse consigo mismo. "Mi próximo destino es Holanda en Navidad, para ver a mis padres y luego probablemente vuelva a Asia; tal vez viaje después a Brasil", contaba en unpost. En el momento de redactar este artículo, Pieter Levels residía en Medellín (Colombia).

Trabajando en oDesk

Fotograma de vídeo promocional de oDesk.

Por aquel entonces, recibí un mensaje inesperado a través de la plataforma de trabajo freelance oDesk. Ni siquiera recordaba cuándo me había inscrito allí.

El correo procedía de una chica de Filipinas, asistente virtual de una empresa norteamericana de software. Pedían un servicio de traducción del inglés a varias lenguas, entre ellas el gallego, aparentemente para el desarrollo de una aplicación. Pensé que no habría muchos candidatos que optasen a esa tarea. Podía completarla en una hora y ganar los 20 dólares prometidos.

Cubrí un cuestionario que confirmaba mi disponibilidad al trabajo, que realizaría en mi ordenador o mediante un dispositivo móvil. Días después me hicieron firmar, vía online, un acuerdo de confidencialidad. Otro correo me daba las instrucciones para llevar a cabo la tarea y la fecha límite para entregarla. Entretanto, me dediqué a navegar por oDesk, a visitar perfiles de usuarios y a mejorar el mío.

En el blog de la plataforma leí una historia que suscitó mi curiosidad: "¿Casa, café o coworking? Cómo encontrar el mejor espacio de trabajo". Sus autores son Sondra y Jeremy Orozco, unos recién casados que se definen como "nómadas digitales". Ella es empleada en una empresa tecnológica radicada en Silicon Valley, pero trabaja remotamente, comunicándose con sus colegas vía Skype. Él había sido bombero profesional en California durante 10 años y ahora quería dedicarse a escribir y lanzar su propia empresa.

A partir de ahí comencé a indagar en ese particular estilo de vida. Unas búsquedas en Google y Twitter (#digitalnomad) me llevaron hasta Nomadlist. Una de las startups de @levelsio.

#Nomadlist

Portada de la plataforma NomadList

Nomadlist es un servicio que aporta datos sobre ciudades de todo el mundo como destinos posibles para trabajar de manera remota. Cada ficha informa sobre el clima, la calidad del aire, el coste de la vida y la velocidad de Internet que ofrece la ciudad. Recomienda espacios de coworking, aerolíneas, compañías telefónicas, entre otros aspectos de la vida cotidiana de la zona. Uno de los apartados presenta a los/las nómadas que están o han estado allí.

Chiang Mai, Bangkok, Ubud y Canggu aparecen como las ciudades con más de 250 usuarios de la plataforma Nomadlist. Superan el centenar en Londres, Berlín, San Francisco, Ámsterdam, Praga, Nueva York y Hong Kong, entre otras. El éxito del sudeste asiático estriba en el coste estimado de la vida: entre 700 y 1.000 dólares al mes serían suficientes para un nómada radicado en países como India, Vietnam o Malasia. También resultan baratas ciudades reseñadas de Sudamérica (Cali, Arequipa, La Paz), en contraste con Norteamérica y Europa Occidental, donde los costes mensuales pueden superar los 5.000 dólares.

Desde Nomadlist se accede a otras secciones que complementan la plataforma creada por @levelsio. "Guides" es una tienda de libros-guía sobre varias ciudades extensamente reseñadas por los nómadas (la lectura completa cuesta 19,99 dólares). "Remote jobs" permite a empresas de base tecnológica interesadas en contratar trabajadores remotos insertar un anuncio (a partir de 100 dólares); la web estima una audiencia de 250.000 usuarios al mes. "Meetups" es un calendario de eventos de Facebook que programa encuentros de nómadas en diferentes lugares. "Stories" incluye entrevistas realizadas a integrantes de la comunidad, que explican sus proyectos empresariales y personales.

En mi inmersión etnográfica, quise detenerme en dos apartados de la plataforma que me permitieron una interacción más directa con los usuarios: Nomadforum y Hashtagnomads (#nomads).

Nomadforum

Welcome to the Digital Nomad Forum! We're trying to make a fun community for remote workers and nomads, and you can help do that by following these guidelines.

Para acceder a Nomadforum.io tuve que aportar mi email y una contraseña. Nada más entrar en el foro, fui informado de las normas de participación: hacer solo una pregunta por hilo, ser agradable, no ser mezquino ni sexista, no hacer ofertas de trabajo ni promocionar empresas o artículos "absolutamente irrelevantes para la discusión". Hay además una serie de temas prohibidos: marketing de afiliados, "life coaching", "guru-esque stuff", libros/cursos sobre "cómo cambiar tu vida y trabajar desde la playa" o trucos de evasión fiscal, entre otros. Los moderadores insisten en que toda aportación a la comunidad "debería hacer que tu madre estuviese orgullosa". Rechazan los engaños y "cualquier cosa que haga un mundo peor", sobre todo cuando detrás hay un objetivo monetario:

"Making money is never an excuse to deceive people and do stuff that's bad for the world. There's enough fun work to do that pays and is awesome and leaves the world better than you found it"

Estas normas también son aplicables para el chat #nomads; incumplirlas supone la expulsión inmediata. Tanto el foro como el chat se distribuyen en categorías y canales que centran las discusiones de los miembros de la comunidad: lugares, alojamiento, negocios, asuntos legales y de visados, accesorios, tecnología, consejos para conseguir vuelos baratos...

La participación activa en el foro hace ganar a los usuarios unas "insignias" (badges). Estas establecen una escala de jerarquías por las que se distingue a los usuarios más fiables. Los niveles de confianza van desde la "básica" al "líder", pasando por "miembros" y "regulares". Abrir un hilo, aportar links, citar a otros usuarios o leer todos los posts suman puntos en esta comunidad.

Hashtagnomads

El proceso de inscripción en el chat fue algo más complejo y requirió un aprendizaje de la tecnología que utiliza. Se basa en Slack, una aplicación de mensajería instantánea vía web destinada a la comunicación de equipos corporativos. Tuve que cubrir un cuestionario online y pagar con tarjeta de crédito 35 dólares como aportación al desarrollo de la comunidad. Minutos después recibí por correo electrónico la invitación de Pieter Levels, el administrador:

Invitación de slack para entrar en el chat nomads.

Al acceder al sistema se me indicó la conveniencia de elegir un "nick" que coincidiera con el de Twitter, para facilitar la comunicación directa en caso necesario. Me inscribí como @leisoes y aparecí en el canal principal #_nomads. Según informaba la pantalla, había casi 3.000 personas inscritas y alrededor de 200 sostenían u observaban en ese momento la conversación.

En mi primer acceso al chat, un cordial mensaje automático de @slackbot (un robot) me invitó a presentarme ante los participantes. Titubeando por mi nivel de inglés, logré escribir:

@Leisoes: Hello! I'm Iván, now working as journalist from Vigo (Spain). Here to do an ethnographic research about you digital nomads!

La conversación del canal seguía por sus derroteros. Me encontraba confuso, tratando de entender el funcionamiento de la aplicación. Al cabo de unos minutos recibí una notificación: alguien había mencionado mi “nick":

@Nihilistnomore: Hi @leisoes I come pretty often to Tuy because of family there.

Como no quería interrumpir la charla en el canal principal, me dirigí a la persona que me mencionó, a través de mensajes privados. Me explicó que era de Indonesia, trabajaba en ese momento en Lisboa como desarrollador de software y que su mujer era española, de Tui, localidad a unos 25 kilómetros de Vigo. Le pedí que me avisase si viajaba hasta allí en fechas próximas por si era posible un encuentro cara a cara. Amablemente, @nihilistnomore aseguró que así lo haría.

Observación participante

En las siguientes semanas entré regularmente en el chat. Mi intención fue hacer una observación participante, identificar a los sujetos más activos y los temas de interés para la comunidad. Me di cuenta de que expresarse en inglés era obligatorio, aunque hay canales específicos en francés y alemán apenas son utilizados. Existen decenas de canales por países y ciudades, por lo que frecuenté #spain en busca de algún hispanohablante. Sin éxito: allí encontraba algunas conversaciones de nómadas, pero siempre en inglés.

Una sesión de chat en el canal principal de hastaghnomads.

A través del número de usuarios de cada canal, hallé que los más frecuentados eran los siguientes:

#_nomads: una sala que "te permite conversar con compañeros viajeros e intercambiar información sobre diferentes ciudades del mundo". Las charlas son sobre temas abiertos y los usuarios habituales aportan enlaces, fotografías, memes... También es el punto de partida para los recién llegados.

#_jobs: un canal que "postea" ofertas de trabajo remoto "de las mejores startups" y "compañías 100% distribuidas". Contiene una hoja de cálculo en la que los usuarios pueden anotarse como demandantes de trabajo, especificando sus habilidades y localización.

#_gear: sobre accesorios para la vida nómada. Mochilas, calzado, ordenadores, calzado, medios de transporte... La ergonomía y el minimalismo son dos características valoradas de los objetos en discusión.

#_cheap_flight_tips: buscadores de vuelos, aerolíneas, ofertas de viajes, destinos baratos, etc.

#_startups: acerca de empresas tecnológicas "de las que eres parte o estás construyendo". Hablan de sus proyectos empresariales o de iniciativas que surgen en el ámbito tecnológico.

#_housing: sobre opciones de alojamiento, aplicaciones y consejos que facilitan su hallazgo.

#_legal: asuntos de tasas, copyright, visados, permisos para instalar empresas... Una de las quejas de los participantes es la falta de abogados especializados en litigios de alcance internacional.

#_meta: discusión sobre el propio chat y su funcionamiento.

Otros canales concurridos son los referidos a productividad, diseño o libros relacionados con la vida nomádica. Uno de los más citados (a favor y en contra) es The Four-Hour Workweek, un best-seller del estadounidense Tim Ferriss que propone un "diseño del estilo de vida" e insta a liberarse del trabajo y de una localización geográfica fija. También se menciona Vagabonding, sobre cómo escapar de la vida "normal" para descubrir y experimentar el mundo.

Entre los usuarios del chat, decidí centrar mi investigación en la escritora Gigi Griffis. Encontré que participaba habitualmente en los canales #nomads y #spain, con interesantes aportaciones.

Nómadas digitales (y IV): contactos y conclusiones
La creatividad y el afán de emprendimiento serían puntos en común de las iniciativas que ponen en marcha estos agentes. Pero el nomadismo digital es una cultura en formación, con rasgos aún difusos