¿Arte, magia u oficio? Técnicas del grabado

Desde 1977, Ias artistas que componen el grupo "Abracadabra" de Vigo han trasladado sus inquietudes creativas al linóleo y la madera. La técnica del grabado tradicional les permite combinar un arte y un oficio para manejar colores, formas y movimIentos

¿Arte, magia u oficio? Técnicas del grabado
Foto de Tool., Inc / Unsplash

No resulta dificil imaginar al hombre primitivo realizando pequeñas incisiones, dejando huellas sobre un material maleable para luego cubrirlo de tinta y reproducir de este modo el dibujo original.

Lo cierto es que el grabado, cuya definición es precisamente ésa, terminó por convertirse en un arte y un oficio cuyo origen se pierde en el tiempo.

Se atribuye su invención a los chinos, aunque serían los japoneses quienes desarrollaron las técnicas de estampado al incorporar el color.

Con el devenir de los siglos, el trabajo de grabador pasó a ser considerado propio de maestros.

De hecho, el oficio se subdividió entre dibujantes y estampadores.

Su desarrollo recibe un fuerte impulso en el siglo XIV, con la invención de la imprenta por el alemán Gutenberg. El invento estaba basado en el tradicional proceso del grabado, aunque por primera vez se aplica a tipos de letras. Sobra decir que la imprenta difundió por todo el mundo no sólo la lectura sino también las técnicas de ilustración.

Su influencia ha sido determinante en numerosos campos artísticos. El propio Van Gogh reconocía en el grabado una importante fuente de inspiración.

Grabado de X. Maside.

Divulgadores

En Galicia ha tenido importantes cultivadores, sobre todo en su uso para el cartelismo. Maside, Castelao, Díaz Pardo y otros muchos lo convirtieron en un elemento de publicidad e información política a lo largo del siglo XX.

Hoy día, las modernas técnicas de impresión como el offset han desplazado a los grabadores al ámbito puramente artístico. Las ferias y los cursos son casi los únicos modos para llegar a conocer este arte.

En Vigo, hace más de 20 años que trabaja por su divulgación la escuela-taller Abracadabra. Dirigida por Ana Pasarín, Castro Couso y Martín Castro, imparte cursos a niños y adultos y organizan periódicamente exposiciones.

La artista plástica Ana Pasarín, en Buenos Aires (1974)

Los responsables de "Abracadabra" aprendieron el oficio en Argentina, donde el grabado forma parte de la cultura popular.

Son especialistas en linograbado -grabado sobre linóleo- y xilograbado -sobre madera-, dos de las técnicas más tradicionales y accesibles del grabado.

"Se trata de crear una obra artística combinando formas; colores y movimiento. El grabado se convierte así en un elemento mágico, especialmente para los niños. Es una gran sorpresa para ellos comprobar el resultado", dice Ana Pasarín.

Elaboración

El proceso del grabado suele iniciarse con la elaboración de la idea que se desea plasmar, a tra vés de un boceto previo realizado generalmente sobre papel.

Este modelo debe combinar líneas con planos en blanco y negro, de modo que las zonas cubiertas se corresponderán con la superficie más "elevada" del soporte de grabado, la plancha.. En un buen boceto está la clave para obtener una obra valiosa.

Los artistas del grabado prefieren que cada obra tenga una tirada limitada, y por lo general, numerada

El segundo paso consiste en trasladar ese boceto al linóleo o a la madera sobre la que se realizará el grabado. Para ello se acostumbra a utilizar un papel carbón, que logra imprimir en el soporte la idea original.

Una vez que el dibujo ya está plasmado en la plancha comienza el trabajo manual. Por medio de unas gubias -herramientas de carpintería que realizan cortes en forma de U o V- se desbasta la superficie de la plancha efectuando pequeñas incisiones. De este modo se "vacían" las zonas que durante el proceso de entintado deberán quedar secas. Hay que recordar que esta técnica es la del grabado de superficie, por lo que la tinta recubrirá sólo las partes elevadas de la plancha.

Grabado de Abrakadabra.
El estampado constituye la última y más importante fase del grabado

Valor artístico

A continuación se entinta la madera o linóleo. El proceso es muy sencillo: primero se extiende la tinta (de imprenta) con una espátula, se pasa por encima un rodillo y  éste recubre de tinta la superficie grabada, quedando "manchados" los salientes de la plancha.

El estampado constituye la última y más importante fase del grabado tradicional, ya que como indica Ana Pasarín "el valor artístico no está en las planchas sino en la hoja sobre la que se imprime su contenido". En efecto, el estampado consiste en colocar una hoja de papel -o tela- sobre la plancha e introducir ambos en una prensa manual, para trasladar el dibujo de uno a otro soporte como si se tratara de un negativo fotográfico.

El resultado es una impresión fija e inalterable a la que se pueden agregar nuevas formas y colores aplicando otras planchas diferentes. También cabe aplicar óleo directo o frotados como un recurso personal.

La operación de estampado se puede repetir cuantas veces quiera, con el fin de sacar cierto número de copias, aunque entre los grabadores se prefiere que cada obra tenga una tirada limitada, no más de 4, 5 ó 20 ejemplares que generalmente van numerados.

En "Abracadabra", los alumnos no sólo aprenden la técnica del grabado sino también conocimientos teóricos de pintura y composición. "Intentamos huir de la mera copia de obras ajenas", explica Ana Pasarín, "sino dar a conocer las técnicas y el trabajo al natural, que es el mejor modo de estimular la imaginación".


Publicado originalmente en FARO DOMINGO (FV), el 6 de diciembre de 1998